Este sitio web tiene ciertas restricciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

10% descuento en tu primera compra con el código WELCOME10

¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre Te faltan €200 para tu pedido con gastos de envío gratuitos

10% de descuento código WELCOME10

Carrito de compra 0

Fecha de entrega estimada
¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre Te quedan €200 para el envío gratuito
No hay más productos disponibles para comprar

¿Es esto un regalo?
Costo sin impuestos Gratis
Ver carrito
Antes de los impuestos y gastos de envío.

NATALIA LACUNZA POR VOGUE ESPAÑA

 

ASÍ SE LLEVA EL ESTILO MASCULINO, POR NATALIA LACUNZA

Por María José Pérez Méndez
19 Febrero de 2020
  
Fotografía: Andrea Savall
Estilismo: Berta Álvarez
Maquillaje y pelo: Lucía Pando
Producción: Sira Lebón
Asistente estilismo: Raquel Brito
 
“Aun hay cosas con las que no me siento 100% cómoda, aunque sé que tengo que ser valiente y atreverme. Cada vez estoy más contenta”. Hablar con Natalia Lacunza (Pamplona, 1999) es asistir a un ejercicio de honestidad que, desde fuera, sería fácil achacar a una generalidad de la generación Z. Pero quienes siguiesen su paso por el concurso que le ha dado una primera oleada de popularidad, Operación Triunfo, sabrán que la sinceridad llana, sin adornos, forma tan parte del día a día de la cantante como las prendas que la definirían, pantalón chino negro, jersey de cuello vuelto, una camiseta con swag por encima y zapatillas o botines”. “Honestamente, cuando mejor me veo es cuando voy supersencilla y cómoda. Pero depende de la situación. Si el look me convence es porque veo los volúmenes de mi cuerpo bien compensados, por ejemplo”, continúa explicando sobre el que ha terminado siendo uno de sus principales pilares comunicativos: la imagen. “A mí me dice muchísimo de una persona el cómo viste, y yo también soy consciente de que lo que llevo puede impactar en otras personas, aunque me queda mucho recorrido para transmitir todo lo que quiero, creo”, reflexiona. “Si miro mis looks en general veo muchas cosas diferentes; veo prendas masculinas y femeninas, juntas y por separado. No creo que se pueda sacar una conclusión superclara desde fuera todavía, pero intento reflejar flexibilidad”, comenta, al tiempo que da una de las claves reflejadas tanto en su perfil de Instagram como en cada una de sus apariciones públicas: un equilibrio cuidado entre lo masculino y lo femenino, que para ella depende más de cómo se lleve la prendaque de la pieza en sí misma. Justo como demostró en el editorial del número de noviembre de Vogue España; justo lo que sucede en estas fotos.
 
Para leer más sobre la entrevista aquí: Vogue.es