Este sitio web tiene ciertas restricciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

10% descuento en tu primera compra con el código WELCOME10

¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre Te faltan €200 para tu pedido con gastos de envío gratuitos

10% de descuento código WELCOME10

Carrito de compra 0

Fecha de entrega estimada
¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre Te quedan €200 para el envío gratuito
No hay más productos disponibles para comprar

¿Es esto un regalo?
Costo sin impuestos Gratis
Ver carrito
Antes de los impuestos y gastos de envío.

MADE IN SPAIN POR ELLE

Cuatro talentos y creadores de moda española que han logrado triunfar en el radar 'fashion'

La moda española siempre genera geniales talentos. Te ponemos cuatro grandes ejemplos donde creatividad, pasión, buen hacer y mente empresarial se fusionan con total éxito. Ynésuelves, Leandro Cano, Amlul y Mans no deben escaparse, a partir de ahora, de tu radar.

 

Por Laura Somoza y Fotos: Pablo Sarabia. Realización: Bárbara Garralda

 

Amamos el Made in Spain, las cosas hechas en casa, el talento patrio y el amor que ponen los diseñadores españoles en sus creaciones donde, cabe destacar, que creatividad, pasión y lujo silencioso mandan. Te presentamos el mundo de ensueño (muy real) de Ynésuelves (creado por Ynés Suelves Osorio), la maestría con mucho folclore y tradición de Leandro Cano, las prendas perfectas 24 horas de Amlul (Gala González es su genial artífice) y la sastrería de nueva generación de Mans (la firma de Jaime Álvarez).
 
  MANS: CUESTIÓN DE GÉNERO
 
El diseñador Jaime Álvarez con jersey de Zara, pantalón de Mirto y zapatos de Prada. Junto a él, la modelo lleva camisa y pantalón de seda, todo de Mans y pendientes Blount de OSB Vintage
 

Su abuelo, Emilio Demans, da sentido y nombre a la firma Mans de Jaime Álvarez (La Luisiana, Sevilla, 1994). Una oda a la sastrería masculina, al buen gusto y al valor de un tejido impecable. «Él era mi referente a la hora de vestir, fue muy atrevido para la época y el lugar en el que le tocó vivir. Llevaba sastres a medida de raya diplomática o Príncipe de Gales, con grandes solapas. Sin saberlo, me ayudó a amar la moda y despertó en mí la pasión por los materiales. Cuando hago un diseño imagino qué se pondría y si estaría cómodo». El desaparecido (y admirado) David Delfín le aconsejó presentarse a la pasarela 080 Barcelona y le impulsó a montar su propio proyecto. «Me ayudó a seguir adelante y a no hacer caso a todos los noes que me encontrara por el camino». Un recorrido en el que empezó creando moda masculina con sastres y blazers para toda la vida y centrando sus colecciones en piezas atemporales de hombre, pero con una clientela mayoritariamente femenina. «Las prendas Mans no tienen género, se lo aporta la persona que las lleva». De esta forma Jaime elabora su primera colección de mujer (Primavera/Verano 2024), sin abandonar los códigos Mans en los que el punto de partida es la reinvención de la sastrería y de la masculinidad. «Para la mujer he creado un universo muy tailoring, pero también hay espacio para vestidos depurados y rectos influenciados por Balenciaga, mi maestro por excelencia. También hay referencias a Courrèges o Helmunt Lang y a toda la estética minimal de los 90 y los 2000 neoyorquinos». ¿El punto más importante de su universo masculino y femenino? Los tejidos. «Buscar materiales es un proceso precioso al que dedico mucho tiempo. Trabajamos con los mejores proveedores». Lanas de lujo (silencioso) que patronan chaquetas impecables como la estrella de la casa: la americana con forma de reloj de arena que abraza el cuerpo y se abrocha al costado.

*Maquillaje y peluquería: Pedro Cedeño (NS) para Dior y Pedro Cedeño (NS) para L´oréal Professionnel.

*Modelo: Nuria Rothschild (UNO Models).

 

AMLUL: CON RITMO PROPIO
  
La diseñadora Gala González con vestido de tirantes con estampado floral de Amlul. Junto a ella, la modelo lleva vestido ‘Margarita’ con cuello ‘mao’ de Amlul.
 
 En 2019 Amlul pasó de ser el nombre de uno de los blogs más pioneros de la época de la blogosfera al de una etiqueta de culto. «Quise seguir el rumbo del motivo que me trajo aquí. Siempre he tenido claro que quería trabajar en moda y por eso fundé un blog contando mis experiencias. Ese sueño se convirtió en un personaje y este dio a luz un mundo interior y a una firma propia». Así define Gala González (La Coruña, 1986) el comienzo de su etapa como diseñadora y empresaria. Todo nace con el lema #NoMoreSeasons por bandera y la idea de que sus piezas no tengan sólo un uso estacional, sino que posean la longevidad de ser perfectas cualquier mes del año. «Siempre me he dedicado a dar visibilidad a otras personas, y de repente me pregunte: “¿Qué usaría para vestirme todos los días?”. Me apasionan las colecciones resort, las marcas australianas y la idea de llevar en la maleta un vestido, que no sea caro y tenga calidad, que posea un efecto wow. Ese era mi objetivo». Conseguido. El armario Amlul se compone de tops corsé, minivestidos en clave Lolita y un hit que se reinterpreta continuamente: el vestido Southampton. «Buscaba un corte que se adaptase fácilmente a todos los cuerpos y di con el vestido tradicional asiático. Me inspiré en la película In The Mood For Love, ambientada en los años 60. Pero no quería apropiarme de algo que culturalmente no me pertenece, y quise hacerlo mío versionando la silueta y dándole un twist occidental». Un vestido, y una firma, de la que Gala es la mejor embajadora, pero con la que desea que se reconozca su faceta de diseñadora más allá de su profesión digital. «Quiero que a la gente le guste Amlul independientemente de si me sigue o no. Esta vez yo soy la directora creativa y no la imagen»
 
 Para ver más: elle.es